Recomendaciones de la Comisión Europea para la contratación de investigadores

La entrada más exitosa de la historia de este blog fue un programa de asignatura ficticio en el que me burlaba de la política de contratación imperante en las universidades españolas. Si el mundo funcionara medianamente bien, el verdadero programa de esa asignatura debería parecerse a esta iniciativa que acabo de conocer tan sólo hace unos minutos gracias a Ion Yarritu. Se trata de un sello de calidad que ofrece la Comisión Europea a las instituciones científicas que cumplen con unos requisitos mínimos de transparencia y excelencia en la contratación de investigadores. El proceso es bien sencillo. Las instituciones deben comprometerse a hacer una evaluación completa y transparente de su sistema de contratación y deben publicar periódicamente un informe sobre los resultados de ese análisis y sobre las medidas que van a tomar para mejorarlo. Todo el sistema debe estar sometido a un proceso de evaluación continuo por parte de la propia institución y por parte de agencias externas. Las instituciones que cumplen con estos requisitos reciben a cambio un sello de calidad que pueden lucir en sus páginas web y también pasan a figurar en el listado de instituciones reconocidas por EURAXESS. Aunque ha sido una grata noticia ver que mi universidad ya aparece en el listado, mi sonrisa se ha desvanecido cuando he movido la barra de desplazamiento hasta donde ponía SPAIN y he contemplado sin mucho asombro que ninguna universidad española aparece en el listado. Ni en el listado con las instituciones ya reconocidas, ni en el listado que recoge a todas las instituciones que han mostrado algún interés en este sello de calidad. Tan sólo tres instituciones españolas aparecen reconocidas: la fundación vasca para la investigación IKERBASQUE, el instituto del agua IMDEA, y el Instituto de Salud Carlos III.