¿Tus ojos te delatan?

Quienes se dedican a eso que llaman Programación Neurolingüística (PNL) prometen a sus clientes que pueden enseñarles a detectar las mentiras fijándose en la mirada de las personas. Conforme a este mito, cuando una persona diestra se está imaginando algo (y, por tanto, tal vez inventándolo) su mirada suele dirigirse hacia arriba a la derecha. Sin embargo, cuando se está recordando un evento real, la mirada se desvía hacia la izquierda. Pues bien, un estudio recién publicado por Richard Wiseman y sus colaboradores en PLoS ONE muestra que esta idea es totalmente falsa. En su primer experimento, les piden a un grupo de participantes que mientan en una entrevista y a otro que digan la verdad. La grabación de esas conversaciones no muestra que los primeros desvíen la mirada como predice la PNL. Más aún, en el segundo experimento, muestran las grabaciones de esas entrevistas a personas a las que se ha explicado esta técnica de detección de mentiras y a otro grupo de personas que no ha recibido esa “formación”. Los dos grupos tienen un éxito similar en sus intentos de detectar quiénes mienten y quiénes no. Finalmente, en un tercer estudio utilizan un conjunto de grabaciones de testimonios públicos reales donde se sabe a ciencia cierta que algunas personas estaban mintiendo y otras no. El análisis de esas grabaciones no muestra que quienes mentían miraran más hacia la derecha. Según la revisión bibliográfica que realizan los autores en la introducción del artículo, estudios similares realizados en los 80 llegaron a la misma conclusión: que no hay relación alguna entre la dirección de la mirada y la mentira. A la luz de estos datos, sospecho que cuando un entrenador en PNL les hace promesas a sus clientes, no mira ni a la derecha ni a la izquierda; les mira a la cartera.

__________

Wiseman, R., Watt, C., ten Brinke, L., Porter, S., Couper, S.-L., & Rankin, C. (2012). The eyes don’t have it: Lie detection and neuro-linguistic programming. PLoS ONE, 7, e40259.