Sistema Nacional de I+D: Manual de usuario y advertencias

Scientific Solutions desea darle la enhorabuena por su reciente adquisición de un Sistema Nacional de I+D. En las cajas que acompañan a esta nota podrá encontrar todos los componentes e instrucciones necesarios para ponerlo en funcionamiento y disfrutar cuanto antes de un agradable aroma de prosperidad en su hogar. Antes de su instalación, permítanos llamar su atención sobre una serie de consejos y advertencias que le ayudarán a alargar la vida de su Sistema Nacional de I+D y le evitarán peligros innecesarios a usted y a su familia.

El Sistema Nacional de I+D que acaba de adquirir es un aparato complejo dotado de los más modernos sistemas de auto-regulación. Le recomendamos que no interfiera con su funcionamiento salvo en casos de extrema necesidad. Si sospecha que su Sistema Nacional de I+D no funciona adecuadamente o consume más de lo normal, acuda a un técnico o especialista. En caso de abrir la carcasa y manipular los componentes de su Sistema Nacional de I+D, el proveedor no se hará responsable de los daños causados y la garantía se perderá irrevocablemente.

Si esto sucediera, entre otros desperfectos, observará que se derraman pancartas, protestas y escraches por la rejilla trasera del Sistema. Le recomendamos que contenga la fuga tan rápidamente como le sea posible y recuerde no llevarse las manos a los ojos si ha tocado los componentes denominados “predocs” y “postdocs”. Sea especialmente cauteloso si por error ha desconectado los módulos de investigación biomédica o si ha sustituido su sistema autónomo de reparación médica open-source por un sistema propietario más caro e ineficiente.

A diferencia de las versiones alemana y británica, el Sistema Nacional de I+D que usted ha adquirido presenta problemas de compatibilidad con elementos fabricados en otros países. Los componentes de su Sistema sólo pueden fabricarse en nuestras instalaciones regionales tras un proceso largo y caro. Debido a su elevado coste, le recomendamos no derrochar estos componentes. En caso de necesidad, un componente puede mantenerse provisionalmente en funcionamiento conectándolo a un Sistema Nacional extranjero. Sin embargo, cuando esto suceda, le recomendamos que ponga fin a esa situación atípica en cuanto las circunstancias lo permitan. De lo contrario, los componentes conectados a un sistema extranjero podrían presentar problemas de retro-compatibilidad o incluso quedarse atascados en el host y permanecer allí indefinidamente.

Su Sistema Nacional de I+D no debe desenchufarse bajo ningún concepto. Su alimentación está controlada por varios programas informáticos de los que encontrará más información en el manual adjunto. Sea especialmente cauteloso al configurar el software incluido en el Plan Nacional de I+D y en los programas Juan de la Cierva y Ramón y Cajal. En caso de interrumpirse el funcionamiento de estos programas, su Sistema Nacional de I+D podría sufrir daños irreparables como los que condujeron a la avería de su anterior Sistema Nacional de I+D durante los años 2009-2013. Para evitar problemas similares, bajo ningún concepto sitúe la fuente de alimentación cerca de cuerpos que desprendan calor, especialmente Velas u otros objetos inflamables.

Si contempla la posibilidad de instalar su Sistema Nacional de I+D en una universidad pública o privada, asegúrese antes de que se dan allí las condiciones de higiene y transparencia necesarias. Es particularmente importante que en las dependencias donde vaya a ubicarse su Sistema no se hayan “enchufado” otros aparatos que puedan interferir con su correcto funcionamiento o que consuman recursos necesarios para el Sistema Nacional de I+D.

Para mejorar la compatibilidad de su Sistema con aparatos extranjeros y optimizar su funcionamiento general, recomendamos que actualice su software instalando una Agencia Nacional de Investigación tan pronto como sea posible. Recuerde, no obstante, que las versiones más recientes de la ANI ya no son compatibles con Windos. Si desea beneficiarse de las prestaciones de esta aplicación, le recomendamos que instale otro entorno de ejecución antes de 2015. Consulte a un especialista para más detalles sobre el proceso de instalación.

Si no queda satisfecho con su Sistema Nacional de I+D o si detecta algún error en su funcionamiento, le rogamos que contacte con nosotros mediante una llamada telefónica o bien a través de nuestro servicio de atención al cliente. Le responderemos con la mayor celeridad, aunque debido a los recientes recortes en nuestra plantilla, sólo podremos garantizarle una atención en su lengua materna si llama desde Mallorca.

Advertisements

La política de I+D y el marshmallow

En uno de los experimentos más famosos de la historia de la psicología, Walter Mischel les planteó  a un grupo de niños un serio dilema. Les preguntó si preferirían comer un marshmallow (vamos, una nube de toda la vida) o un  pretzel. Si el niño elegía la nube, Walter le decía a continuación que tenía que salir un momento del despacho y que si podía esperar unos minutos, a la vuelta le traería la nube. Pero si no era capaz de esperar, podía llamarle y él vendría en el acto y le traería un pretzel. Es decir, el niño tenía que elegir si quería comer la nube aunque tuviera que esperar a cambio o si quería comer el pretzel inmediatamente. Lógicamente algunos niños se rindieron a la tentación de coger el pretzel y otros fueron capaces de esperar. Lo interesante es lo que esta sencilla decisión revelaba sobre el futuro de esos niños. En una serie de estudios, Mischel y sus colaboradores comprobaron que los niños que habían sido capaces de esperar sacaban mejores notas 10 años después, puntuaban mejor en los tests de inteligencia, sus padres los describían más favorablemente, soportaban mejor la ansiedad y el estrés, tenían más habilidades sociales… Un estudio reciente muestra que incluso su índice de masa corporal es menor. ¡Toda una lección sobre la naturaleza humana!

Mientras escribo estas líneas me pregunto qué tipo de niños habrán sido las personas que nos gobiernan y que toman decisiones sobre nuestro futuro. Leo en la prensa, una vez más, que este año no habrá una convocatoria nacional para pedir subvenciones a proyectos de I+D, a la vez que se siguen estrangulando los sistemas de contratación de personal investigador, como el programa Ramón y Cajal o el programa Juan de la Cierva. Comparados con otro tipo de recortes, suprimir el gasto en investigación es terriblemente sencillo para cualquier gobierno. Si se hacen recortes en educación o en sanidad, si se bajan los sueldos a los funcionarios, las calles lógicamente se llenan de gente. Por el contrario, si uno no sólo recorta, sino que aniquila completamente el sistema nacional de I+D, no pasa nada. La sociedad no paga ningún precio a corto plazo. Hay cuatro manifestaciones pequeñitas de jovenzuelos con camisetas naranjas y poco más. Nadie duda de que esta política tenga un coste enorme a largo plazo, pero mientras tanto vamos tirando. No hay que olvidar tampoco que este “sacrificio” resulta tanto más fácil para quienes no comparten los valores de la ciencia. Al fin y al cabo, bajo toda su aparente complejidad técnica, la ciencia se asienta en una idea singularmente sencilla: Valorar más la verdad que la tradición.

Es muy interesante ver que en otros países europeos donde la crisis también está golpeando fuerte, el gasto en I+D no se ha recortado nada e incluso se ha ampliado. Muchos pueden decir que esos países están incrementando el gasto porque les ha ido algo mejor que a nosotros. Pero es difícil no preguntarse si no será que les va mejor porque incrementan el gasto en ciencia. No porque lo incrementen ahora, claro está, sino porque cada vez que en el pasado se han enfrentado a dilemas como estos, sistemáticamente han decidido no poner en riesgo lo que en el futuro pudiera darles de comer.

Los médicos suelen achacar nuestros problemas de salud a la obesidad, el sedentarismo, o el tabaquismo. Muchas de nuestras enfermedades se deben a la simple incapacidad para sacrificar el placer inmediato en favor de la salud futura. Me pregunto cuál de estas enfermedades matará a nuestro país.

__________

Mischel, W., Ebbesen, E. B., & Zeiss, A. R. (1972). Cognitive and attentional mechanisms in delay of gratification. Journal of Personality and Social Psychology, 21, 204-218.

Mischel, W., Shoda, Y., & Rodríguez, M. L. (1989). Delay of gratification in children. Science, 244, 933-938.

Schlam, T. R., Wilson, N. L., Shoda, Y., Mischel, W., & Ayduk, O. (2013). Preschoolers’ delay of gratification predicts their body mass 30 years later. Journal of Pediatrics, 162, 90-93.