Españistán convoca concurso de acceso a los cuerpos docentes

No tengo ni idea de qué habrá que hacer para ser bombero. Pero intuyo que el proceso pasa por matricularse en una academia, estudiar un temario, ir al gimnasio asiduamente durante varios meses y apuntarse a unas oposiciones. Todo ello para comprobar en última instancia que para cubrir cincuenta plazas se presentan tres mil candidatos y que es poco probable que esos abdominales tan trabajados lleguen a ocupar una página en el calendario de la clásica camionera.

A juzgar por las cifras yo diría que es mucho más fácil presentarse a las convocatorias de profesor universitario. Sí, como lo oye. Le invito a que busque unas cuantas por Internet. Verá: una plaza, un aspirante; una plaza, un aspirante… La pauta se repite sin cesar. La razón tiene que ver con una cosa cuyo nombre empieza por corrup- y termina por -diocridad. Se diferencia del caso de los trajes en la tela, ya me entiende, pero se le parece en todo lo demás. Comprenderá usted que teniendo cada universidad un candidato favorito, no es plan publicitar a esas ofertas y confiar en aquello de “que gane el mejor”. Lo mismo se presenta un tío con treinta publicaciones y nos deja a Pepe sin plaza, no te… digo, jopetas. Por cada uno de estos enchufados (¿plugins?) y sobrinos-de que entran en la universidad hay un científico o académico competente que tiene que hacer las maletas y probar suerte en otro país. Pero esto poco importa en Españistán. Incluso queda margen para recortar la financiación de la I+D en 600 millones y dejar que se vayan unos pocos más.

No creo que en todo el territorio nacional haya un solo estudiante de la ESO lo suficientemente corto como para no poder imaginar cinco medidas con las que solucionar este problema, y seguro que al menos tres de esas medidas tienen coste cero. Por desgracia, mi fe en los estudiantes de secundaria no se extiende a los ministros habidos y por haber, y mucho menos a los decanos y rectores. Mientras el tiempo confirma si se cumple o no mi predicción que de nada cambiará, ¿me permite que le haga una sugerencia? Ahorre y envíe a sus hijos a una buena universidad estadounidense o noreuropea. Se lo agradecerán, ya verá. Total, si son personas inteligentes, terminarán allí de una forma u otra.

Pero, en fin, tampoco me haga mucho caso. Al fin y al cabo, yo estudié aquí.

Advertisements

7 thoughts on “Españistán convoca concurso de acceso a los cuerpos docentes

  1. Juajuajua! Tristemente cierto.

    Mejor aún no mandar a los hijos allí, directamente establecernos pacífica e ingenuamente en cualquiera de esos sitios que mencionas.

    Te dejo, voy a hacer las maletas…

  2. Termino de leer(te) con una sonrisilla y un sube-y-baja en los hombros que se debaten entre la risa irónica y el lamento melancólico: no veo otra manera de ver el asunto -redundancia incluida… aunque dentro de unas pocas líneas quizá se solucione la cuestión si el texto cae en manos de algún alma caritativa dispuesta a acercarse a alguna librería-. Siendo así las cosas, supongo que tampoco importa demasiado: para terminar en estas circunstancias, bien podían organizar una ceremonia un poco diferente. Por ejemplo, algo al más puro estilo medieval -en lugar del ‘teatrillo pre/post-doctoral + comilona/lingotazo’-: el ‘condenado a caballero de rodillas’ -eso sí, siempre con su correspondiente archivo ‘.ppt’ en mano, blandiendo su puntero-, espadazo en el costado y a correr. Para la salida que tiene ‘todo un Doctor’ en estas circunstancias -a todo correr, por la puerta de atrás, y con una hoja de parra delante, mientras busca desesperado algún lugar en el que meterse-, bien pod[r]íamos cambiar el pedazo de cartón y el ‘Dr’ por un diccionario… y por qué no, puestos ya a pedir, también por un pasaporte actualizado -aunque mucho me temo que la broma terminaría conmigo entrando en la librería con la mano en el bolsillo y saliendo de la oficina de turno con el justificante de pago).

    Así sí da gusto leer (a pesar del disgusto que produce la certeza de lo leído). Esperando más…

  3. Me encanta lo de “ordenar” investigadores, espada en mano y procurando no cercenar orejas. Lo propongo como rito para el siguiente candidato a labpsiquero! ;)

  4. Los futuros graduados me da a mí que también tendremos que ir preparando las maletas en unos años. Aquí no se libra ni el tato. O bueno sí, visto lo visto: el tato, la tata, el sobrino, el amigo de…

  5. Pingback: Dime cómo seleccionas… | lamiquiz.com

Escribe un comentario...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s